jueves, marzo 29, 2007

Amistad....
el mejor sonido,la melodìa màs serena,tocar la cuerda justa,respetar el compàs,pulsar con amor,afinar con justeza,escuchar la resonancia, cuidar su hechura,templarlo....


Definir la amistad sin lugares comunes, no dar por sabido la importancia que tiene, andar el camino en compañìa,ser compañìa del otro y principalmente, escuchar. Para Raquel, una amiga del alma.













39 comentarios:

nika dijo...

Bonito post, es la primera vez que entro y espero que no sea la última, me gusta tu blog.

Un abrazo.

maria noel dijo...

AMIGAS... POCAS.. PERO UNICAS UN BESO "AMIGA"

mia dijo...

Lo más valioso, lo más hermoso… su pérdida duele tanto que no se asimila fácilmente, pero hay que saber distinguir todos los matices, la mistad es generosa, honesta, magnánima, dispuesta, abierta, leal, bidireccional, no existe el interés y siempre se “está”… y si no es así, no nos equivoquemos, no es amistad, será cualquier otra cosa

Felicidades a Raquel... y perdona "el puntazo" :)

Princesa dijo...

¡Qué suerte tiene Raquel!

Hoy hasta me gusta su nombre. Lo escribo y algo me baila dentro. El baile como máxima expresión de júbilo.

Algo me dice que su alma revolotea por Uruguay, en la tierra que ya nunca será desconocida para ella, porque existe y pulsa en ella alguien especial, generoso, honesto magnánimo, dispuesto, abierto, leal... (mía, perdona que te parafrasee, me ha gustado mucho).

La tierra es importante, porque es la que da la estabilidad, es lo que realmente es de uno,porque es lo único real que pertenece a nuestra vida. Los lugares dónde uno ha vivido y ha compartido y de los que se ha impregnado de su aroma, han conformado parte de nuestro ser. Imagino que esa Raquel comparte una tierra contigo. A parte de otras muchas cosas más.

Un abrazo.

Princesa dijo...

Se me olvidó decirte que es precioso el post. Preciosíiiiiiiiisimo.

Te quiero.

lucca dijo...

amistad...cuídala...disfrútala

besines

maki dijo...

que bellas palabras , amistad que facil de encontar pero que dicifil de continuar , lo defines muy bien en la amistad hay que saber escuchar
Gracias por tu comentario en el nuevo blog , se que podemos contar contigo

besos y abrazos

Al dijo...

Yo tambien quiero ser tu amigo

fiorella dijo...

Nika,estás en tu casa,me paso por la tuya.Un beso

María Noel, pocas, si por pocas se entende las que deben ser, vínculos de ida y vuelta, de incondicionalidad y respeto mutuo.Un bes y un abrazo amiga mía.

Mía,como no se lo que quiere decir por ahí puntazo,jajaja,pero suponiendo algo ya te digo que me alegran tus puntazos.Un abrazo amiga.

fiorella dijo...

Princesa, te cuento de Raquel?Vive en un lugar de cuyo nombre no me acuerdo....pero seguro que la conocés mejor que nadie, más... hasta podrías, si la ves, no se si ella lee esto,decirle que también la quiero mucho!Un beso

fiorella dijo...

Lucca, si,como un tesoro!Un beso

Maki,se encuentra cuando uno relamente busca y luego hay que saber estar,escuchar,cuidar.Un abrazo

Al,claro!Un beso

Muxica dijo...

"La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido."
(Rabindranath Tagore)
Un abrazo amigo

Princesa dijo...

Aquí tengo que hablar, muxica.

No estoy de acuerdo. La amistad tiene que resplandecer siempre. Sino, no es amistad.

¿no os ha pasado de que tienes amigos que sólo nos quieren en la adversidad?

¿O amigos que sólo nos quieren cuando nos va mal, estamos deprimidos o necesitan que les den la razon en la desgracia?

La amistad, tiene que resplandecer siempre. En los buenos, y en los malos momentos. No nos tiene que dar miedo la alegría.

Es cierto que hay gente que sólo está con nosotros en los buenos momentos, y gente que sólo en los malos. Eso no son amigos. No nos confundamos. Si algo nos da el tiempo, es el aprender a discernir lo que nos hace bien.

Si yo paso una racha depresiva, o, incluso triste, un amigo de verdad ( ahí, está la grandeza de la amistad, que es una sensación recíproca) nos dice lo que quiere, no lo que queremos escuchar. Y, la actitud nuestra debe ser de respeto también, aún en nuestra tristeza.

Bah, no sé si se me ha entendido algo.

laura otermin dijo...

fiore, mi vida no sería sin mis amigos. un beso

mia dijo...

¡¡Felicidades R... princesa!! ;) y está claro que no solo no me molesta que me parafrasees, muy el por el contrario me encanta

fiorella preciosa, ya te explicaré lo del "puntazo", si no lo hs comprendido, es que no era tan evidente :D

NingúnOtro dijo...

La amistad, es estar, sin hacer cuentas, y sin tener por qué llamar la atención.

Ni siquiera es algo entre dos, porque como ya han dicho aquí, cuando hay que equilibrar la balanza, o se espera algo a cambio, o depende del momento, ... ya no es amistad, será si acaso otra cosa.

Ana R dijo...

Cuanta sabiduria y generosidad entre metáforas.

Un abrazo

Muxica dijo...

Respuesta a Princesa:O tu no entiendes la frase o soy yo la que no la comprendo, leo todo lo contrario que tú, esa frase dice que la amistad se encuentra, se nota mas cuando estamos en la oscuridad...No se quien no entiende bien la frase. yo la puse con un sentido claro que yo entiendo en ella.
Un beso

Su dijo...

¿Cuántas clases de amigos hay? Muchas veces lo he pensado: no son todos iguales. Está el que te hace sentir necesaria, el que desafía tu inteligencia, el que te hace reir a mares, el que te escucha, el que está ahí, siempre y está el que es todo eso junto. Ese es el amigo del alma.
¿Reitero?
Sí: excelente post.

Sigrid dijo...

Me han gustado todos tus posts, Fiorella, pero éste... Lo encuentro especial. Tal vez porque valoro sobremanera la amistad. No recuerdo dónde, leí: "un hermano no siempre será un amigo, pero un amigo siempre será un hermano".

La amistad -según mi prisma particular- es indefinible e inclasificable. Porque no se puede -ni de debe- mitificar. Si su base es el respeto mutuo, ya que todos somos diferentes, nuestra amistad será "así o asa" dependiendo como sea aquel con quién la sostenemos:

Mi mejor amigo me enseñó a entendérmelas sola con mis problemas. Porque aunque su amistad fuera cierta, y estuviera siempre ahí -su amistad y su quererme cierto-, no siempre podría estar él en persona; ni para darme apoyo, ni para escucharme, ni para hablarme. Somos humanos, y no tenemos el don de la ubicuidad. Y como nos dice el texto de Ángela Becerra en el último post de Princesa -maravilloso-: “al final, sólo quedamos nosotros mismos”.

Pero este amigo, de ser necesario, hubiera defendido mi vida con la suya. Lo más curioso de nuestra amistad, es que ni a él le gustaba muchas de mis maneras de proceder, ni a mí las suyas… Al punto de coincidir ambos en que no soportaríamos vivir juntos. Pero respetábamos el modo de ser de cada cual. Jamás nos hizo falta pronunciar la palabra “te quiero”; estaba escrita en nuestras miradas e impregnada en nuestro abrazos. Por eso puedo decir que era una amistad cierta. Y si hablo en pasado, es porque falleció. En mi corazón estará perpetuamente como un presente.

Una de mis mejores amigas, un día me agradeció que yo la hubiera enseñado a ella a “estar sola”. Tuve que decirle muchas veces NO ESTOY, y si lo hacía, como le expliqué, era porque como precisamente deseaba su amistad, no podía permitir que invadiera mi espacio personal; ni sería una buena amiga suya si permitiera que para ella, yo fuera imprescindible. Ambas tenemos muchos defectos, y nos los señalamos a veces, la una a la otra, pero nunca dañinamente. Estamos en desacuerdo en algunas formas de hacer las cosas… Pero seguimos queriéndonos. Por eso nuestra amistad es cierta.

Tengo otra gran amiga… Compartimos juntas tantas penas y alegrías, estábamos tan sincronizadas que a veces, sólo mirarnos, sabíamos lo que estábamos pensando, que jamás se me ocurrió dudar sobre la eternidad de nuestra amistad. A pesar de que parecía tener por afición señalar mis defectos, pero no soportaba, ni me dejaba, que yo mencionara ni uno suyo. A pesar de sus duras críticas. A pesar de que durante mucho tiempo, intentase hacerme cambiar en aquello que ella creía que es dañino para mí –y tal vez lo fuera-; incluso aunque pretendiera “que siguiera sus normas” para educar a mi hija. A veces le hacía caso –pues veía que, efectivamente, esa manera que ella me señalaba, era mejor-; otras, continuaba actuando según yo veía las cosas, o era capaz de hacerlas; y ella se mosqueaba. Pero nuestra amistad no se rompía. Hasta que un día, su cabreo fue supino, su crítica fue ya una exigencia, y yo le dije: “mira, soy así: si tanto te disgusto, y prefieres separar tu camino del mío, aunque lo sentiré en el alma, lo entenderé. Pero si decides que continuemos caminando en paralelo ¡Déjame ser, y no pretendas que sea como tú quieres que sea!”. Y nos distanciamos. Una amiga común intentó mediar, y nos reunió en su casa para que hablásemos. Acabamos como el rosario de la aurora: ella me tiró a la cara, literalmente, las llaves de mi casa, que yo le había dado tiempo atrás. Yo le dije que si me veía por la calle, que ni me saludara.

Y dejé de creer que una amistad de verdad, pudiera romperse. Porque nuestra amistad, mientras duró -12 años-, fue cierta. Lo que ocurrió –me expliqué yo a mi misma- fue que con el paso de los años, ella y yo “maduramos” en distintas direcciones. A causa de nuestros continuos cambios, nada permanece eternamente. Ni la amistad… Eso pensé.

Pero el tiempo me demostró que estaba equivocada. Que una de las pocas cosas que permanece eternamente, a pesar de los cambios, es la amistad cierta: Había pasado un año y pico de aquella ruptura, cuando coincidimos en una boda. Civilizadas ambas que somos, nos besamos cordialmente; estábamos rodeadas de gente, claro. Ambas estábamos muy tensas. En un momento dado, nos encontramos a solas. Nos quedamos mirándonos, calladas. Y calladas, nos fundimos en un abrazo. Eso sí, las dos llorando a moco perdido. Y nos dijimos cuánto nos queríamos, cómo nos echábamos de menos. “Deseo que retomemos nuestra amistad –me dijo ella- pero sin explicaciones, sin falta de pedir perdón, sin tener que decidir cual de las dos llevaba razón”. “Es que no importa quién la llevaba, le contesté yo, sólo importa que nos queremos de verdad”. Por eso sé, que esta amistad, es y siempre será cierta.

Cuatro personas con su propia manera de ser… Tres amistades diferentes. Ninguna de ellas mejor ni peor. Ninguna más válida que otras. Las tres, igualmente ciertas.

Porque, al fin y al cabo, la amistad es eso: amor. Amor incondicional. Estés en el momento justo, o no puedas estar; comprendas o no comprendas; concuerdes o disientas. Te veas, te hables, te escribas… cada dos por tres, o cada tres por dos.

Tu y yo no podemos vernos el te quiero en la mirada ni en el abrazo, Fiorella, a causa de la distancia. Por eso si escribo: te quiero, amiga. Y sé que más que leerlo, lo escucharás.

Bettina dijo...

Respetando tu compás, escucho tu resonancia.
Qué bien resuena este post, Fio!!!

fiorella dijo...

Muxica,la frase de Tagore,como tantas otras de personas sabias, son para reverberar,no?no tienen un solo sentido, ni contrario entre sì,vamos a ellas,ellas vienen a nosotros,hoy nos llegan de una manera,mañana de otro y siempre es para vernos desde todos los lados que querramos.Un abrazo.

Princesa: te digo lo mismo que a Muxica, quizàs hoy te resuena asì, no hay malos entendidos, me cabe tanto el sentir de ella, como el tuyo.Un beso

Laura, quizàs por egoìsmo no tomaba la real dimensiòn de lo que vos decìs, no ver el real aporte de los otros en mì.Un abrazo amiga!

fiorella dijo...

Mìa,puntazo por acà es la intenciòn de la puñalada pero que queda en eso, un puntazo.Si la idea es el provocar en el mejor sentir de la palabra,bienvenido,jajajaj.Un beso

Ningùn, me encanta verte por acà, y si,quizàs no sea solo de dos, pero ese pequeño mundo nos permite la expansiòn a otros y otros...no?.Un abrazo!

Ana r, gracias!Un beso

fiorella dijo...

Su, como un juego de espejos y luces,a veces es dificil encontrar el del alma,quizàs porque nosotros tampoco estamos para vernos totalmtente,no?.Gracias por la visita del otro dìa,eh?.Brevìsima,un pena,me quedè con ganas de conversar.Ya habrà otras,claro.Un beso y un abrazo,amiga!

Sigrid,todo es tan circunstancial,no?tan relativo como podemos serlo nosotros mismos,no?En esa manìa de eternizar y colocar podios, todo es tan rìgido,no?El amor algo tan preservado y tan encajonado para algo especialìsismo, se vuelve rancio y lejano,no?.Pero es como vos decìs,el amor universal,el que mueve todo, ahì està el nudo a desatar,no?.Te escucho,claro que te escucho,y vos seguro escucharàs mi te quiero tambièn.Un beso!!

Bettina, el respeto a la discordancia y no cerrarse a sentir .Un abrazo fuerte!

Bettina dijo...

Vuelvo a este post porque creo que es uno de los que más me han conmovido en tu blog.
Para mi amigo significa tanto! Tengo amigos de todas las razas (bueno japoneses no), colores, identidades, pensamientos, partidos políticos, idiosincracias, y un montón de etcéteras más. Siempre he valorado el que estuvieran conmigo en tiempos chungos, de hecho si hoy estoy aquí ha sido por ellos. Pero a los que realmente cuido con muchísimo mimo es a aquellos, que como dice Princesa, son felices con mi felicidad. Esos son los que cuento con los diez dedos de la mano y no me subra ni uno. Esos que supieron estar, aguantarme, soportarme, tirarme sogas de todo tipo cuando estaba en el fondo del pozo, pero que también están ahora aun en la distancia celebrando mi encuentro con la paz, la tranquilidad, la felicidad.
Son amigos-hermanos del alma, del corazón. No necesito llamarlos, vienen solos. Y ojalá algún día pueda devolverles la milésima parte de lo que me han dado.

fiorella dijo...

Bettina,seguramente les estàs devolviendo cada dìa,como decìs vos, de paz y estabilidad en la tierra que adoptaste como tu lugar en el mundo,màs sin son de los amigos que se alegran de verte bien!Un beso!

Charruita dijo...

Creo que la definicion de amistad varia con los años. Aunque la real academia maneje siempre la misma. Saludos.

fiorella dijo...

harruita,si claro,la importancia y trascendencia cambia con los años,aunque la empatìa se siente desde antes, al menos ese sentimiento que luego buscamos màs adelante.Un beso

La Rosa Roja dijo...

¡Qué lindo! Me alegra que tengas un concepto tan lindo de la amistad. Suerte que tiene esta amiga tuya de que le hayas dedicado este post. Besos.

Vade retro dijo...

Mi concepto de la amistad ha ido variando completamente a lo largo de mi existencia...he pasado de una agenda llena de gente e inmenso vacío a dejarme llevar por el Ermitaño a la defensiva que a veces habita en mí.
A veces creo en ella, otras tanta no.

ReinaDeSalem dijo...

La amistad es esa sensación que..., incluso estando solo, sabes que siempre hay alguien que cuando menos lo imaginas..., está pensando en ti.

Mil besos.

fiorella dijo...

La Rosa Roja:quizàs por eso de que hay que decirlo, no solo sentirlo sino expresarlo en palabras,no?.Un beso

Vade Retro: el cambio siempre es bueno,remueve y recoloca.UN abrazo fuerte!

Reina de Salem:es asì,tal cual!Mil besos para vos.

RAIKO dijo...

La amistad es una canción que suena mucho cuanto a más voces se cante. Un besote.

Nerim dijo...

Mis amigas son mis tesoros y las tengo de varias clases, de oro, de plata, de platino, de brillantes, de esmeraldas, de rubies y tambien de fantasía. A todas las quiero por lo que es cada una, no hay ninguna perfecta pues la perfección no existe ni en la amistad ni en el amor. Pero todas son mis amigas y sin ellas la vida no tendría el mismo color, al menos para mi.
Precioso tu post
Un abrazo

Nerim

fiorella dijo...

Raiko,tanto tiempo!La canciòn preferida.Un beso!

Nerim:tesoros de la vida.Un beso

bebita dijo...

Qué suerte ser tu amiga, no? Besos!

fiorella dijo...

Bebita: nosè,habrìa que preguntar, al menos hago todo el intento posible por serlo,jajaja.Un beso!

fiorella dijo...

Reina de Salem:imposible dejar comentarios en tu blog,no me lo permite!Un beso y ojalà leas esto.

pau dijo...

Ummm...
Hace dos que te leo, al principio no daba importancia, ahora me doy cuenta con sorpresa que en cuatro palabras dices tanto como yo en un relato.
Cada palabra es un pensamiento, algunas son sentimientos, dos o tres de ellas separadas por comas, son grandes relatos.
Magnífico blog.