jueves, noviembre 16, 2006


METAMORFOSIS DEL DESENCANTO....

Habían pasado los años, la vida era una sucesiva cadena de ritos rutinarios,previsibles. Los problemas seguían siendo lo mismos, pero cada vez pesaban más. Necesitaban darle un giro, pequeño, secreto, íntimo, se sentía el movimiento previo al derrumbe de una estrcutura endeble.
El llegó como siempre. Junto a ella montaron la nueva ceremonia. Dos vasos, una botella de alcohol y aquel pequeño paquete que el extrajo de su billetera con cuidado, como si fuera un bebé recién dormido. Lo dejó sobre la cómoda. La casa aún no dormía, quedaban cosas por hacer. Cuando todo quedó en silencio cerraron la puerta del dormitorio. Comenzaba el juego de la felicidad, del encuentro, de vencer las horas de la noche hasta el amanecer, el embrujo y las falsas promesas que tanto uno como el otro se hacían con el fuerte deseo de aullentar el fantasma del desamor y el desencanto.-



10 comentarios:

Princesa dijo...

SPero para eso tiene que pasar mucho tiempo y haber habido mucho amor.

Isabel dijo...

Fiorella eres divina!!!! Entre líneas sentí tristeza... quizás también porque vivo un momento en el que tengo que dejar de amar...
Cariños para ti y para ese Uruguay que siempre estará en mi corazón.

fiorella dijo...

Te dría Isabel, que somos casi dos, yo creo que tendría que empezar a "soltar" lo que he estado sosteniendo,gracias por pasarte por acá.Un beso montevideano

fiorella dijo...

Princesa,quizás algunos años,quizás o no tan quizás,jajaj,dependerá de cada situación.-Un beso montevideano

Amal dijo...

Joe, y lo dificil que es aullentar ese dichoso fantasma. Una triste historia pero a la vez bonita.

fiorella dijo...

Amal, gracias por tu visita,estàs en tu casa,virtual,pero casa al fin!!.Cuesta despegarse de ciertas circunstancias...pero se puede,siempre se puede.-Un beso montevideano

Amal dijo...

Aqui estoy me encanta saber de todos vosotros, leer lo que os pasa por la cabeza, a ver si me pongo yo con el mio y os lo paso. Bessi

Ernestina dijo...

Se puede despegar, soltar...pero también se puede reintentar, redescubrir...a veces se puede, a veces no.
Me dejó un sabor triston. Muy lindo todo lo que leí en tu blog.Y gracias por haberme visitado, un abrazo y hasta siempre!

Sigrid dijo...

Para no llegar a ese desencanto hay que regar el amor cada día, que los cambios sean “parejos” en ambos miembros de la pareja, crecer al unísono, y que cada uno ayude al otro en su crecimiento personal. Bonitas palabras… ¡Pero qué difícil!
Un beso de recién llegada... que ojalá no llegue al desencanto.

fiorella dijo...

Sigrid: lograr encajar las individualidades no es nada fàcil,no es imposible...hay que encontrarse primero,saberse una,quererse y màs aùn,el camino es largo y no siempre se va en compañìa, se camina.Un beso